jueves, 31 de octubre de 2013

Trailer FINAL de Los Juegos del Hambre: En Llamas

Aixaixaixaixaiiiiiiii ;)) Me ha dejado con la boca ABIEEEEEERTAAAAAAAAAA!!!!! Lo amo. Y, por cierto, que tal vuestro Halloween (^·^)?¿?¿ Os habéis ido de fiesta como yo??? Jajajaja. Bueno bueno, para fiesta, la que he montado yo al ver el trailer !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


video

Os gusta?? Que decís??



viernes, 25 de octubre de 2013

Capítulo 1: Mi vida

Ya está el capítuloooooo 1 !!!!!!!!!!!!!!!! ^^ Que bieeeeen
Quería haberlo subido ayer, con lo de la vaga en educación y tal, pero desgraciadamente pasé la tarde estudiando, y adiós al Blog, con la ilusión que me hacía... Pero bueno, aquí me estreno con el primer capítulo, espero que os guste, encante, enganche, enamore... Y TODAS LAS COSAS (buenas) QUE SE OS OCURRAN!!!! ;))


Capítulo 1: Mi vida

- Deep in the meadow, under the willow,
a bed of grass, a soft green pillow.
Lay down your head, and close your sleepy eyes,
and when again they open, the sun will rise.
Here it’s save, here it’s warm.
Here the daisies guard you from every warm.
Here your dreams are sweet, and tomorrow brings them true.
Here is the place where I love you…

Parece que ya está dormida. Acaricio su rechoncha mejilla, salpicada por su pelo rubio.

- Buenas noches Prim -susurro.

Le doy un besito en la frente y  salgo de la habitación, cerrando poco a poco la puerta, para no despertarla.

Ahora me toca a mí.

Me dirijo al comedor, para avisar a mi madre. Y ahí está.
Se ha quedado dormida en el sofá, otra vez, como todos los días, esperando a que mi padre vuelva a casa de trabajar en la mina, cada semana un minuto más tarde. Al parecer los sueldos bajan pero la jornada sube, y como continúe así, solucionaré yo misma el problema con cuatro gritos al jefe de mi padre, si hace falta.
Dos grandes ojeras surcan la expresión de mi madre, y la preocupación ha dejado mella en su aspecto. Antes era bellísima, todos lo dicen, e incluso yo misma he podido comprobarlo en las fotos de su boda, pero el estrés ha podido con ella. Pero yo no puedo dejar que pueda conmigo, también.

La tapo con una manta, y me voy a mi habitación, deseando que algún día todo vaya bien.

Con el MP4 encendido, me tiro en mi cama de espaldas, como si fuera mi lago. Atlas, de Coldplay, retumba en mis oídos.

¿Cómo hemos llegado a esto? No lo merecemos. Papá todo el día trabajando para sustentar a nuestra familia, y mamá preocupada por él y por nosotras, aunque de lo último me encargue yo. Prim es una buena niña, y yo, con dieciséis años, ya puedo controlar casi todo lo referente a ella, y a la vez lo mío. No quiero que se hunda, en realidad, no le dejo ver del todo la verdad. Sabe que el dinero escasea… pero no se imagina que llegamos a esto. La protejo todo lo posible, porque Prim, mi Prim, no puede desaparecer, como mamá ahora, esperado a papá, relajando la expresión sólo cuando duerme. Además, es un ángel; su fino pelo rubio, sus piel pálida y suave, su rostro fresco como una gota de agua, sus brillantes ojos… y su carácter. Es la niña más buena y dulce que existe, ninguna la supera. Yo tampoco estoy mal.

No soy Prim, pero tengo esa belleza de mi padre… delicada pero mortal. Mi pelo color miel, con un flequillo recto, dejando caer al resto liso u ondulado a su antojo, mi cuerpo fino aunque esbelto, y mi voz. Adoro mi voz; como la de mi padre.

 Los estudios… bueno, cuido de mi hermana pequeña, pero nunca bajo del +C. Tengo una media de +++B. Este curso espero llegar al +A, tengo que llegar al +A, por qué si no, todo se irá a pique. Necesito una beca, o no iré a la universidad; no tenemos suficiente dinero. Yo prefiero que las bocas en la familia estén llenas a poder estudiar botánica. En realidad, no soy de las que se quedan en casa estudiando por gusto; adoro mi arco. Salir por la mañana y que el viento meza mi trenza, mientras acaricio la robusta corteza de los árboles del bosque…

El sinsajo silba una melodía. Me quito el auricular y compruebo que es la misma que yo tarareaba; me incorporo en la cama, le sonrío y entono nuestro saludo de tres notas. Mi amiga Madge me lo regaló cuando llegué aquí (harán dos años) por mi cumpleaños, el ocho de mayo. Desde entonces, este pajarillo dorado vive conmigo, y le tengo gran cariño; hasta me identifico con él.

Vuelvo a dejarme caer en la cama y empiezo a tirarme de la camiseta.

- Some saw the sun, some saw the smoke
Some heard the gun, some bent the bow
Sometimes the wire must tense for the note
Caught in the fire, say oh
We’re about to explode

Carry your world, I’ll carry your world
Carry your world, I’ll carry your world

Cierro los ojos y entono la canción más alto, dedicándosela a mi sinsajo, que espera impaciente su turno.

Some far away, some search for gold
Some dragon to slay
Heaven we hope is just up the road
Show me the way, Lord
Because I-I’m about to explode

Carry your world, I’ll carry your world
Carry your world, I’ll carry your world
(Carry your world)
Carry your world and all your hurt

Carry your world, carry your world


Mi dedo índice agujerea la camiseta y paro de cantar. Necesito ropa nueva, pero no me atrevo a pedirla, porque sería un gasto extra, innecesario. ¡Ay! ¡La ropa para mañana!

Me levanto y camino descalza por la moqueta hasta que llego al armario y lo revuelvo entero. Como decía, necesito ropa nueva… esto servirá. No creo que a Madge le entusiasme, no creo que a nadie en el instituto le entusiasme, ni siquiera a mí me hace gracia, porque es mi ropa de caza; sagrada. Unas mallas y mis botas de cuero, con una camiseta de tela basta y usada gris; mi favorita. No, no puedo llevar esto, es demasiado íntimo como para llevarlo en Física con el Señor Wallace.

Lo vuelvo a meter dentro. Bostezo. Mañana por la mañana ya cogeré cualquier cosa y me lamentaré por ello.

Me arrastro hacia mi cama, apago la luz de la mesita y mi MP4 vuela elegantemente de mi mano al suelo enmoquetado.

Mañana será otro día, mejor. Mañana empezaré el nuevo curso. Mañana veré a Madge. Mañana veré a Gale.

Cierro los ojos, y poco a poco mis músculos se relajan, mientras la colcha me calienta y protege, como en la canción. Ojalá todo fuera como en la canción.

Lo último que oigo es un pequeño silbidito por parte del sinsajo cuando mi padre llega a casa.

***

- Katniss, Katniss, Katniss…

Abro los ojos, asustada, aunque al segundo me relajo y mis músculos vuelven a su estado flácido.

- Papá -murmuro. Me estiro bajo la colcha, y bostezo.

- Levanta dormilona, o llegarás tarde -dice con su melodiosa voz. Es serena y melódica a la vez.

Acaricia mi mejilla como ayer hice yo con Prim y sale de la habitación, no sin antes regalarle yo un beso.

Vale, primer día.

Me levanto y, como ayer pronostiqué, me arrepiento por no haber preparado la ropa.

- Como deberías haber hecho, Katniss -murmuro caminando hacia el armario. El frío envuelve mi cuerpo, desprotegido sin el calor de la colcha que la abuela Sae tejió para mí.

Unas mallas azul marino (más de vestir que mis habituales de caza) y una camiseta negra de tela resistente con manga francesa, con unos agujeros horizontales rectangulares en la espalda. Unas botas negras para el frío y… mi abrigo azul oscuro, con suave pelo miel rodeando la capucha; igual que el mío.

-Bueno Katniss, para estar improvisando no lo haces tan mal -me digo. El sinsajo silba, dándome la razón, y yo le contesto con nuestro habitual saludo-. Buenos días pequeño -le digo, antes de salir por la puerta.

Mamá y Prim están desayunando tostadas, y yo me uno a ellas.
- ¡Buenos días! -dice Prim, alzando sus bracitos, esperando recibir un achuchón por mi parte. Cómo no, la achucho. La quiero con todo mi corazón. Sin ella, nada tendría sentido. Mi vida sería… realmente sería una vida triste, muy triste. Adoro cuando se protege detrás de mí porque una ardilla le parece demasiado grande en el parque, o cuando me pide que le cante una canción todas las noches, mientras me coge de la mano y su respiración se regula. A veces viene a mí cama sollozando en mitad de la noche, diciendo que ha tenido la pesadilla más mala de todas… yo la meto bajo la colcha, la abrazo, y acaricio su pelo hasta que se duerme, cogidita a mí.

- Buenos días -veo como sobresale un poco la blusa de su falda-, patito.

Le coloco bien la blusa, mientras ella ríe.

- Cuac -dice sacándome la lengua.

- Eso lo serás tú -digo, moviendo sus dos trencitas rubias. No se puede reír más.

- Buenos días, cariño -dice mi madre.

-Buenos días mamá -respondo. Me separo de Prim, mientras muerde su tostada como un pajarito, y mi sonrisa se borra.

Llego al lado de mi madre, que apoya los codos en la encimera y bebe un poco de café. Dejo caer suavemente una mano en su antebrazo derecho, y capto su atención.

- Mamá, no puedes seguir así -susurro para que no nos oiga Prim. No quiero que mi patito se preocupe. Al menos no a los doce años.

- Cariño no puedo…

- Sí puedes -interrumpo-, puedes esperar a papá en la cama, dormida, -resalto- puedes relajarte, porque no podemos ajustarnos más el cinturón, pero salimos adelante, y puedes sonreír porque Prim -en ese momento me giro para mirarla. Sostiene torpemente su tostada, mientras relame con la lengua las comisuras de su boca, arrastrando consigo todas las miguitas que tenía pegadas… ríe por ese simple acto-, porque Prim es feliz, y papá y yo también, pero queremos que, que…

- Te quiero -dice conmovida, con un hilo de voz. La abrazo, con los ojos rojos, pero me contengo y le regalo un beso en la mejilla. Sonríe.

- Y yo, mamá -luzco una sonrisa triste. Suelto su brazo, y tengo intención de sentarme junto a Prim, cuando mi madre vuelve a abrazarme. Vale, ahora es muy difícil contenerme.

- Katniss -susurra a mi oído- eres la mejor persona que conozco -hago amago de separarme, para contradecirla y declarar que ese es papá, o mí Prímula, pero no afloja su agarre-. Eres tan joven… y te sacrificas tanto… -se separa, sin soltar mis brazos- eres preciosa, cariño -sus ojos brillan, mojados. Como los míos. 

Abro la boca, pero se me adelantan.

- Katniss, no te olvides de tu trenza -dice una vocecilla dulce, que con solo oírla, me hace sonreír. Las dos giramos la cabeza, y encuentro a Prim mirándome. Suelto uno risita, y eso tranquiliza a mi madre.
- No, claro. Por eso es mía -y le guiño un ojo, que le provoca una risita. Sonrío ampliamente y, después de soltar a mi madre, me dirijo al baño.

***


Derecho, lo cruzo, izquierdo, lo cruzo… y listo. Adoro mi trenza, es una de mis características, como el penetrante color gris de mis ojos. Hablando de mis ojos, a lo mejor un toque de lápiz negro…

- Ojalá me pareciera a ti, eres tan guapa…

Me giro en redondo, y veo a mi patito en la puerta, mirándome con una sonrisita, aunque triste. Me acerco a ella rápidamente, me agacho a sus pies, y mi cara queda a la altura de su pecho.

- Ojalá yo me pareciera a ti, patito -le sonrío y acaricio con un dedo su brazo, y con la otra mano vuelvo a meterle la camisa dentro de la falda floreada. Le saco una sonrisita- Vamos, o no llegaremos.

***


- ¡Hola guapa! -me grita Madge a diez metros de distancia. La preciosa Madge.

Tiene el pelo rubio, como Prim y mi madre, el mío es más oscuro, aunque no pasa del miel. Es delgada y ligera como una pluma. Y sus ojos… sus ojos son enormes y brillantes, encima de su naricilla y los labios bien formados, aunque en eso la gano; los míos son mas carnosos.

Cruzo la calle corriendo, mientras la mochila rebota en la rabadilla, y llego hasta ella con los brazos abiertos. Salto y, mientras se las arregla para darme un beso en la mejilla, la aprieto contra mí.
Nos abrazamos cinco minutos, contados.

- Hola -le digo emocionada, mientras nos soltamos y retomamos el camino a las clases-, te he echado de menos.

- Y yo -responde con una sonrisa-. Bueno, y Gale creo que también.

- Y yo a él -miro al suelo-, pero no de la forma que tú crees.

- No, si yo no digo nada, lo que pasa es que… pegáis. Bueno, no sé, pero es que sois muy parecidos, os lleváis genial, os queréis mucho... sería lo normal.

- Ya -acabo, con una sonrisa falsa. No sé lo que siento por Gale. Le quiero mucho, muchísimo, y le tengo un gran aprecio, pero no puedo decir que le quiero como algo más, porque no siento ese tipo de amor. No estoy enamorada de él. Es como mi hermano mayor.

- ¿Y tú? -digo, para cambiar de tema- ¿Tienes el ojo puesto en alguien?

- Bueno pues… no lo sé, ya sabes que los chicos cambian, y dos meses es mucho tiempo, hay una improbable posibilidad de que hayan madurado -y se encoge de hombros.
Es verdad, dos meses es mucho tiempo. ¿Se acordará él de mí? Puede que no, puede que yo me sienta confusa y atraída, pero que él no recuerde ni mi cara. Yo sí recuerdo sus pestañas, tan largas que amenazan con enredarse en cada parpadeo, y casi transparentes; sólo se ven a través de la luz directa de la mañana. Su pálida piel, pero cálida a la vez, sus ojos… azules, que me hipnotizan hasta marearme. La forma en que relaja el rostro cuando estamos en clase de Diseño y él pinta y mezcla colores, hasta que encuentra el tono perfecto. O en la forma en que lo tensa cuando me mira. Siento arcadas de repente.

- ¡Hola chicas! -grita Gale desde la puerta del instituto.




*********************

Este es el peinado que encaja con la descripción del de Katniss, esta Katniss. Más o menos para que os hagáis una idea ^^




lunes, 21 de octubre de 2013

Doy la bienvenida como MK Amantedelibros

Buenas!!!!!! Bufff primera entrada, hace mucho que no hago una primera entrada... pero bueno, a ver si puedo empezar con buen pié. Este blog está dedicado, única y exclusivamente, a mi nueva historia, (como el nombre del blog indica) La Katniss real o no real. Vale, a ver si puedo hacer una sinopsis decente en cinco segunditos...
Katniss vive su vida, normal, corriente. Las clases empiezan, y aunque no le haga mucha gracia, ella también empieza de nuevo. Su padre trabaja en las minas de los Apalaches, por eso se mudan a un pueblo cercano. Deberá acostumbrarse a el gran cambio que le supone, pero la felicidad y estabilidad de su familia acaban ganando a su cabezoneria y, tras despedirse de sus amigos, hace las maletas. Y aquí está, dos años después, instalada y con su vida rehecha. Pero, lo que no sabe es que todo podría volver a cambiar...

Ehh!!! Que tal¿?¿? Os gusta?¿?¿? Bueno, yo espero que sí, porque este jueves (24/10/13) por la tarde estará ya listo el primer capítulo. A ver que os parece ;))